martes, 31 de mayo de 2011

Como CARGAR GAS R22 en un equipo SPLIT doméstico

Carga de gas R22 en un equipo SPLIT doméstico

Unas cuantas consideraciones que debemos tener en cuenta antes de cargar GAS R22.


Un equipo bien instalado y hermético NO TIENE PORQUE PERDER EL GAS, es falsa esa especie de leyenda urbana “que cada 2 años aprox hay que reponer gas”, si es así es porque tenemos una fuga y hay que buscarla.


Para cargar un gas u otro debemos estar COMPLETAMENTE SEGUROS DE QUE CARGAMOS EL GAS CORRECTO, ya que las mezclas de gases no se pueden realizar, por lo que miraremos la pegatina de características de la máquina exterior asegurando que usa R22 los equipos comercializados en Argentina todavia estan utilizando esté tipo de GAS a remplazar en un futuro cercano.

Antes de cargar GAS debemos cerciorarnos que toda la instalación está acabada y hermética, (todas las tuercas de los tubos bien apretadas), lo verificaremos haciendo vacío y viendo que no recupera presión pasadas ½ h a 1 h.

Si tenemos una fuga HAY QUE LOCALIZARLA no sirve el recargar gas y no buscar la fuga, ya que estamos emitiendo conscientemente a la atmósfera gas contaminante y es delito.

NOTA ACLARATORIA MUY IMPORTANTE
La carga de gas en un equipo SPLIT domestico con R22 se realiza en fase GAS, NUNCA EN FASE LIQUIDA INVIRTIENDO LA BOTELLA, realizamos la carga por la toma de servicio en BAJA, la única disponible en equipos de gama baja y media.


REALIZAMOS VACIO

Una vez reparada la avería o fuga, realizaremos vacío tarea OBLIGATORIA para un correcto funcionamiento: Conectamos el manómetro de baja AZUL a la válvula de servicio y la manguera AMARILLA a la bomba de vacío abrimos la llave de paso del manómetro, encendemos la bomba e iniciamos el vacío que durará unos 30 minutos, pasados estos, cerramos 1º la llave de paso (AZUL) y 2º paramos la bomba, esperamos al menos 1/2 h para aseguramos que el circuito no recupera (presión+ 0 = fugas), NO subiendo la aguja nuevamente a 0. Si podemos esperar mas horas mejor, tendremos la certeza de que el circuito no tiene siquiera una fuga minúscula.
Manifold

Una vez realizado y verificado el vacío, desconectamos la bomba de vacío, (entrará aire en la manguera de carga AMARILLA) debido a que aspirará al estar en vacío, conectamos la manguera a la botella de gas, R22 apretamos la manguera en la botella, aflojamos el extremo de la manguera AMARILLA en el lado del manómetro, abrimos ligeramente la llave de paso de la botella para purgar la manguera muy brevemente, unos 2 seg. Roscamos rápidamente la manguera al manómetro, para no emitir GAS refrigerante. Ya tendremos el conjunto listo para iniciar la carga de GAS, botella de GAS en posición vertical.

INICIO DE LA CARGA DE GAS R22


El gas R22 debe cargarse en fase GAS, en este caso es mucho mas complicado utilizar balanza, por lo que cargaremos gas controlando los tres parámetros básicos, manómetro, pinza amperimétrica y termómetro, ponemos en marcha el equipo a cargar, con el mando a distancia y pasados 30 seg. Aprox. vamos soltando golpes de GAS, el primero puede ser de 2 minutos o mas ya que el circuito está vacío, cerramos la llave de paso, y esperando unos 30 a 40 seg a que el compresor vaya nivelando la presión y circulando el gas por el circuito, volvemos a soltar otro golpe de GAS de unos 15 seg y esperamos, así sucesivamente.

CHEQUEO DE LA FASE DE CARGA

En este caso como lo que cargamos es GAS, no corremos riesgos de averiar el compresor, como cuando le metemos líquido con R407.

Según el circuito va cogiendo carga, el manómetro irá indicando aumento de presión, el amperímetro aumento de intensidad y el termómetro descenso de temperatura. Según nos aproximamos a la carga adecuada, los golpes de paso de GAS se deben espaciar en el tiempo y acortar en duración, 3 seg por ejemplo, dejando pasar unos minutos para que el compresor normalice las presiones en todo el circuito, es preferible quedarnos algo cortos, que pasarnos de carga, ES MUY IMPORTANTE NO SOBREPASAR LA INTENSIDAD MARCADA EN LAS CARACTERISTICAS DE LA MAQUINA FUNCIONANDO EN FUNCIÓN COOL (FRIO), si nos pasamos de carga el salto térmico se empieza a reducir, con lo que el equipo empieza a trabajar forzado (consume mas amperios) y enfría menos, con lo que deberíamos purgarle parte del gas.

¿CUAL ES LA CARGA CORRECTA?


Una vez conseguido un salto térmico adecuado, unos 16º de diferencia entre temperatura de impulsión y temperatura de entrada, SIEMPRE MAS DE 12º.

29º In - 13º Out = 16º Salto térmico OK


En el manómetro mirando la escala de temperaturas de R22, vemos que este está evaporando entre 0º y 3 a 5º, correspondiente a unos 4 a 4,75 bar aproximadamente.

La intensidad consumida por el compresor habrá ido aumentando estando ya en la intensidad nominal de la máquina o muy próxima.

No deberemos cargar más GAS, dejamos la máquina trabajando media hora, para ver si se mantiene estable.

Para desconectar la manguera, cerramos la llave de paso del manómetro, cerramos la llave de paso de la botella, desconectamos la manguera Amarilla de la botella, escapará algo de gas y desconectamos RAPIDAMENTE la manguera Azul de la válvula de servicio, para que se pierda el mínimo gas posible.

FINALIZAMOS Y DESCONECTAMOS


Desconectamos la pinza amperimétrica, montamos la tapa del cableado y colocamos el tapón de la válvula de servicio, OJO apretarlo adecuadamente ya que en muchas ocasiones existe alguna pequeña perdida de gas por este punto.

Agradecimientos a Carlos López de Repara Tu Mismo por el artículo.

jueves, 10 de febrero de 2011

¿Por qué la gente pregunta por el consumo del coche antes de comprarlo? Porque al cabo de unos años, que gaste un litro de gasolina más o menos supone mucho dinero. Con los electrodomésticos pasa lo mismo y conviene tenerlo presente.


Entre los electrodomésticos el frigorífico se lleva la palma en gasto de energía por el simple hecho de que se pasa la vida "encendido". El 21% de la factura eléctrica del hogar es asunto suyo. Pero hay frigoríficos y frigoríficos. Uno de clase A consume alrededor de 450 Kwh. menos al año que otro de clase G con las mismas características y prestaciones. Y eso puede suponer un ahorro de 50 Euros en la factura eléctrica que en dos años será el doble y hasta el final de la vida útil del frigorífico habrá supuesto mucho dinero. Bastante más que la diferencia de precio entre los dos modelos a la hora de comprarlo.

Entre el consumo eléctrico de un lavavajillas de clase A y otro de clase F hay una diferencia de 20 Euros al año, una cantidad similar a la que va desde una secadora de clase A a otra de clase D. Diversos estudios comparativos han calculado que la diferencia de precio entre un aparato de la clase A y otro de la clase C -que podría considerarse próximo- se compensa en 5 años gracias a su menor consumo. Y como su vida útil se puede alargar por encima de los 12 años, el ahorro es evidente.

La etiqueta energética nació para informar a los consumidores. En 1994 se traspuso en España una Directiva comunitaria que exige el etiquetado de frigoríficos, congeladores, lavadoras, secadoras, lavavajillas y lámparas de uso doméstico (bombillas, fluorescentes y bombillas de bajo consumo) Desde entonces, todos los establecimientos que los venden están obligados a mostrar la etiqueta de cada aparato.

La etiqueta energética de la A a la G

Los niveles de eficiencia energética de los aparatos se determinan por una letra que va desde la A a la G, es decir, hay siete niveles. La A indica la máxima eficiencia y la G la mínima. El cálculo para situar a cada uno en su sitio parte de comparativas que se hicieron en Europa en 1993. Se midió el consumo anual de frigoríficos, lavadoras, etc. y al consumo medio de los aparatos analizados se le asignó el punto intermedio entre las letras D y E. A partir de ese punto o valor medio se calcularon los demás: un electrodoméstico de clase A, por ejemplo, consume sólo un 55% que uno de tipo medio, o incluso menos. El de clase B consume entre un 55% y un 75%; una lavadora C gasta entre en 75% y un 90%, y así sucesivamente.

Las etiquetas ofrecen mucha información dividida en dos columnas. En la de la izquierda se encuentran los enunciados y las barras de siete colores, que van del verde intenso al rojo, y que identifican cada clase. Debajo de las barras cada electrodoméstico tiene una información propia. Así, los frigoríficos indican el consumo de energía en kilovatios hora al año (Kwh. / año), además del volumen dedicado al frigorífico y al congelador o el nivel de ruido medido en decibelios. Las lavadoras miden el consumo energético en Kwh. por ciclo de lavado, y consignan también el consumo de agua en litros y el ruido de la máquina mientras está funcionando. Todos los datos propiamente dichos -la letra y los números que determinan los valores anteriores- se encuentran en la parte derecha de la pegatina.

En un informe sobre las etiquetas energéticas elaborado a finales de 1999 por la revista Compra Maestra, de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), se señala con acierto que "en las tiendas es frecuente encontrar sólo la pegatina de la derecha, que por si sola resulta ininteligible". La observación no puede ser más acertada ya que haría falta estar muy habituado a leer este tipo de etiquetas para saber que en un lavavajillas, ese 1 que aparece sin más indicaciones se refiere a los Kwh. que consume la máquina por ciclo de lavado. No es de extrañar, por tanto, que "mucha gente piense que el electrodoméstico en cuestión es eficiente por el hecho de llevar etiqueta energética, aunque luego sea de la clase E", como señala Ángel Cediel, del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) "El desconocimiento por parte de los consumidores es todavía enorme y el grado de cumplimiento de la exhibición de las etiquetas por parte de las tiendas es muy deficiente" -dice-. En este sentido, varios establecimientos nos han asegurado que los clientes se interesan cada vez más por el significado de las etiquetas, pero aún son una minoría.

¿Es de fiar la etiqueta energética?

No existe ningún organismo independiente que etiquete cada electrodoméstico. Son las propias marcas las que contratan los servicios de laboratorios homologados para hacer pruebas de consumos de sus modelos. Y con los resultados de esas pruebas ponen las etiquetas, teniendo presente que en cualquier momento pueden pasar una inspección de la administración para cerciorarse de que esas etiquetas energéticas están diciendo la verdad. Pero lo cierto es que, hasta la fecha, no se ha hecho ningún control de este tipo en España.

Hay algo más. En las pruebas de laboratorio se permite un margen de error de un 15%, lo que implicaría un salto que podría llegar a ser de hasta dos clases. El análisis efectuado por Compra Maestra para la OCU, indica que "la clase energética mencionada en las etiquetas raramente se corresponde con la real y que el consumo está sistemáticamente subestimado, es decir, los aparatos se han situado en una clase demasiado elevada, casi siempre la inmediatamente superior". Por todo ello, la OCU propone "reducir el margen de error para detener el abuso; no asignar la clase por los valores medios detectados en las pruebas de laboratorio sino por los consumos más altos; y exigir que las administraciones efectúen controles oficiales y sancionen las infracciones".

Energias Renovables
http://www.energias-renovables.com/

jueves, 25 de noviembre de 2010

Como funciona el Aire Acondicionado

Control de Temperatura 

Controlar las condiciones térmicas que vienen determinadas por variables ambientales y variables individuales se hace cada vez más necesario para mejorar la calidad de vida. El equilibrio entre ellas determina la sensación térmica de nuestro cuerpo y el nivel de confort. Actualmente, el sistema más utilizado para controlar las variables ambientales son los sistemas de aire acondicionado. Controlar por completo la temperatura, la humedad y la ventilación y, además, cuidar el medio ambiente, se ha convertido en el mayor reto de las empresas de climatización, en estos momentos


Se entiende por confort térmico la sensación de completo bienestar físico, desde un punto de vista de equilibrio en el intercambio de calor. En un ambiente cerrado son cuatro los factores ambientales que intervienen directamente en el confort térmico: temperatura del aire, humedad, movimiento del aire y pureza del aire.

CONTROL DE TEMPERATURA
La temperatura del aire está directamente relacionada con el intercambio de calor entre dos cuerpos, en este caso, entre el aire que rodea al individuo y su piel. Un adecuado control de la temperatura elimina el esfuerzo de acomodación, consiguiendo un mayor confort y bienestar físico.
CONTROL DE LA HUMEDAD

Una gran parte del calor del cuerpo humano se disipa a través de la evaporación por medio de la piel (sudor). Si la humedad del ambiente supera determinados niveles no habrá sensación de confort.
MOVIMIENTO Y CIRCULACION DE AIRE
Las corrientes de aire intervienen directamente en la sensación térmica de las personas, de modo que cuanto mayor es la velocidad del aire, mayor capacidad de transmisión de calor tenemos y aumenta nuestra capacidad de sudoración.
FILTRADO, LIMPIEZA Y PURIFICACION DEL AIRE
La pureza del aire se consigue mediante la renovación del aire de la habitación y se controla mediante la eliminación de partículas contaminantes con filtros u otros dispositivos y/o mediante ventilación.


En el ciclo de refrigeración circula un refrigerante cuya función es la de reducir o mantener la temperatura de un determinado ambiente por debajo de la temperatura del entorno. Para ello, se debe extraer calor del espacio que deseamos refrigerar y transferirlo a otro cuerpo cuya temperatura sea inferior que pasa por diversos estados o condiciones. Cada uno de estos cambios se denomina “procesos”.



El refrigerante comienza en un estado o condición inicial, pasa por una serie de procesos según una secuencia

definida y vuelve a su condición inicial. El conjunto de esta serie de procesos se denomina "ciclo de refrigeración". El ciclo de refrigeración simple se compone de cuatro procesos fundamentales.

Expansión
Al principio, el refrigerante está en estado líquido en la unidad exterior a alta presión. Es necesario enviarlo a la unidad interior y, para conseguir el efecto de refrigeración, se manda a través de un elemento de expansión. Con ello se consiguen dos cosas: reducir la presión y la temperatura del líquido, dejándolo con las condiciones óptimas para la operación.

Evaporación
En el evaporador (dentro de la unidad interior), el líquido se evapora, cediendo frío al aire del local a climatizar (impulsado por un ventilador). Todo el refrigerante se evapora en el evaporador y como resultado se obtiene gas.

Compresión
Este gas vuelve a la unidad exterior para convertirse, de nuevo, en líquido. El primer paso es comprimir el gas. Esta operación se efectúa en el compresor obteniendo gas a alta presión.

Condensación
El vapor a alta presión circula a través del condensador. Se evacua el calor al exterior y se obtiene el refrigerante en estado líquido.

lunes, 28 de junio de 2010

--> --> --> Aire acondicionado con bomba de calor inverter.

-->

Aire acondicionado bomba de calor inverter

-->Los aires acondicionado son múltiples, poseen varios formatos y diversas funciones, sin mencionar el sin fin de tamaños; este tipo de consolas fueron diseñadas para hacer nuestra vida más confortable. Al principio su única función era espantar el calor refrigerando nuestros ambientes, hoy,  como señalamos previamente, estos aparatos no se limitan a proporcionarnos frío, existe hoy lo que se denomina como aire acondicionado con bomba de calor, una consola que además de refrigerar puede ser usada como un estufa en el invierno.
-->La mayor parte de los modelos que se comercializan en el mercado actualmente son aires acondicionado con bomba de calor, tanto para los equipos portátiles como para los que requieren instalación. Los equipos unitarios, compactos y con descarga directa deben ser colocados de a uno en cada dependencia, en el caso de que el local o sitio a climatizar sea de gran superficie, pueden colocarse varios dependiendo de las necesidades  
 
-->Acondicionar el aire es un proceso muy completo a la hora de hablar del tratamiento del aire del ambiente tanto de locales como de hogares, y consiste en regular factores como temperatura (sea para calefacción o refrigeración) y limpieza (filtrado, renovación). Cuando adquirimos un aire acondicionado con bomba de calor e podemos elegir entre los equipos autónomos y los centralizados, los primeros producen calor o frío tratando el aire, mientras que los segundos poseen acondicionadores que solamente tratan el aire y obtienen la energía térmica (frío o calor) de un sistema centralizado.Muchos todavía no pueden distinguir o diferenciar lo que es una consola de aire acondicionado y una aparato de aire acondicionado con bomba de calor; el primero es un sistema de aire acondicionado que le otorga al ambiente aire con una temperatura regulada, que es la que selecciona el usuario. Un climatizador o aire acondicionado con bomba de calor, además de otorgarnos el mismo beneficio corrige la humedad del ambiente filtrando el aire
-->
Otra gran diferencia entre ambas consolas es que los simples aires acondicionado son instalaciones de controles manuales, lo que significa que las activaciones y regulaciones de partes como el ventilador, compresor y temperatura debe realizarse manualmente, por lo general a través de botones y conmutadores giratorios. La temperatura que nosotros deseamos se selecciona mediante la mezcla de aire caliente con el frío por medio del conmutador giratorio, por su fácil fabricación, la instalación de este tipo de consolas es más accesible.

En el caso de los climatizadores o del aire acondicionado con bomba de calor, las regulaciones manuales son nulas, los sensores y electrónica están a cargo de mantener estable la temperatura que fue seleccionada. En la actualidad el aire acondicionado con bomba de calor nos otorga la posibilidad de tener en nuestros autos diferentes zonas de temperatura independientemente reguladas, pero la contrapartida de todo esto, es que sus instalaciones son un poco más costosas ya que son sofisticadas.

Las consolas de aire acondicionado puede diferenciarse por la variabilidad de su potencia, están los modelos inverter y los no inverter (clásicos), estos últimos funcionan siempre con igual potencia ya que su compresor solo puede trabajar a una velocidad única, esta última y la potencia no puede ser reguladas. Estos modelos se conectan y funcionan a única potencia, cuando alcanzan la temperatura seleccionada se desconectan, a partir de allí van conectándose o desconectándose siempre y cuando la temperatura fluctúe entre uno o dos grados. Lo que si cabe señalar es que este tipo de modelos de aire acondicionado con bomba de calor son menos confortables ya que provocan muchas variaciones de temperatura. 

El tipo de aire acondicionado con bomba de calor inverter funciona con una potencia variable debido a que su compresor puede trabajar a varias velocidades, al principio funcionan a máxima potencia hasta alcanzar el valor de la temperatura programada, luego trabajan de modo automático disminuyendo la potencia para seguir manteniendo esta temperatura ya seleccionada de forma estable. Gracias a estas características estos modelos de aire acondicionado logran un mayor confort y ahorran mucha energía, el ahorro de la misma, en condiciones normales, puede equivaler hasta el 25%.
 

El aparato de aire acondicionado con bomba de calor se recomienda sólo en zonas climáticas con temperatura moderada en invierno, con temperaturas muy bajas su funcionamiento no sería pleno, para que estos funciones con eficiencia la temperatura exterior mínima debe estar entre –15°C a –8°C.